qué es una fosa séptica

¿Qué es una fosa séptica?

¡Nos encanta la vida en el campo! Lejos de la ciudad, del ruido, de los atascos… Por eso cada vez es más normal tener una primera o segunda residencia en zonas menos habitadas. Una de las principales preocupaciones que surgen en esta situación es, ¿cómo gestionar las aguas residuales domésticas en las zonas sin alcantarillado? La respuesta es, mediante la instalación de fosas sépticas.  

¿Qué es una fosa séptica?

Una fosa séptica es un sistema de recogida y tratamiento de las aguas residuales de los hogares situados en zonas alejadas de una red de saneamiento municipal o alcantarillado. Es muy común que las casas de pueblos pequeñitos o zonas rurales dispongan de un sistema de saneamiento ecológico como este. Las aguas residuales pueden contaminar gravemente las aguas subterráneas y el medio ambiente, por lo que es esencial tratarlas como es debido. 

¿Para qué sirve una fosa séptica?

Las fosas sépticas (también conocidas como tanques sépticos) son sistemas sencillos y económicos de tratamiento de aguas fecales o residuales. En ellas, se realiza la separación y transformación físico-química de la materia orgánica contenida en esas aguas. Sustituyen a las antiguas letrinas de hoyo. 

Aunque su tratamiento no es tan completo como el de una estación depuradora de aguas residuales, es la mejor manera de tratar esos residuos en las zonas rurales. 

¿Cómo funciona una fosa séptica?

Su función principal es separar los residuos sólidos y los líquidos. Estos residuos llegan a la fosa mediante una tubería y, una vez dentro, se separan los sólidos de los líquidos. Al separarse, la parte sólida se queda abajo y la líquida arriba. Una vez pasa esto, las bacterias descomponen los restos orgánicos casi por completo, limpiando el agua al máximo para que no sea contaminante.   

dibujo de una fosa septica, sus partes y funcionamiento

Partes de una fosa séptica

Su funcionamiento es sencillo, como acabamos de ver, y, por lo tanto, también su composición. Distingamos cada una de las partes de una fosa séptica:

  • 1- La entrada: Es la zona por la que entran las aguas residuales a la fosa. Una zona de entrada de calidad reducirá las oscilaciones del agua para que lleguen correctamente a su zona de tratamiento.
  • 2-  La cámara: Donde se lleva a cabo la separación de sólidos y filtros de agua por el sistema de decantación. Los microorganismos digieren estos restos reduciéndolos al mínimo. En función del tamaño de la vivienda o personas que en ella habiten, puede haber una cámara o varias, para un mejor tratamiento primario de aguas. 
  • 3- La salida de líquidos: Es la zona por la que se liberan los líquidos ya depurados. 
  • 4- El tubo de ventilación: Permite que salgan los gases producidos por la digestión de los materiales por los microorganismos (como el metano).
  • 5- El acceso: Se deben retirar los lodos de manera periódica, por lo que se llevará a cabo mediante el acceso de la fosa. También sirve para hacer las tareas de mantenimiento de manera más sencilla.  

Métodos para calcular las dimensiones de una fosa séptica

Vale, entiendo el funcionamiento de la fosa séptica y la importancia de la misma pero, ¿qué tamaño de fosa séptica tengo que instalar en mi domicilio? 

Para resolver a esta duda tan común, veamos las diferentes dimensiones que puede tener una fosa séptica según la wiki:

La normativa española no proporciona un método de cálculo para las fosas sépticas, por lo que se dan métodos de otros países, que varían de unos a otros. Lo más normal es determinar el volumen de la fosa en función del número de usuarios, aunque también se puede calcular en función de la superficie de la vivienda.

En España aplicamos la tabla que viene en el Código Técnico​ que da un número de usuarios probable en función del número de dormitorios:

Número de dormitorios123456más de 6
usuarios1,5345667

Para el cálculo del caudal diario por persona pueden tomarse 160 L/día si todas las aguas van a la fosa y 70 L/día si solo vierten a la fosa las aguas fecales.

Existen otros métodos también usados en nuestro país, como el francés, el británico, el canadiense o incluso el del Banco Mundial, pero los resultados son muy similares. 

¿Qué tipos de fosas sépticas existen?

A la hora de comprar una fosa séptica es importante conocer los diferentes tipos y cómo se pueden adaptar a nuestras necesidades, ya que de ahí también podremos hacernos una idea del precio de una fosa séptica. 

Según el tipo de material: 

Se pueden construir fosas en ladrillo u hormigón (fosa séptica de obra), aunque son sistemas antiguos y en desuso, es difícil garantizar la impermeabilidad de las mismas, produciéndose perdidas y filtraciones de agua residual al terreno. Actualmente las fosas homologadas son las prefabricadas construidas en polietileno o poliéster reforzado con fibra de vidrio (PRFV), que garantizan el correcto funcionamiento y disponen de certificados de rendimiento, marcado CE cumpliendo los parámetros de vertido de las confederaciones hidrográficas competentes en cada zona.

Se disponen de varios sistemas diferentes de tratamiento y diferentes tamaños para adaptarse a cada situación.

4 fosas septicas de forma horizontal

Según su tamaño:

Podemos elegir una fosa séptica con un compartimento, dos, o incluso tres. La fosa tradicional es la de dos compartimentos, siendo el segundo útil para hacer otra separación de las aguas domésticas con los residuos más pequeños.  

Dónde debe instalarse la fosa séptica

Una de las partes más importantes a la hora de instalar una fosa séptica casera es decidir el lugar donde va a ir. Para ello, es importante:

  • Que elijas una zona de terreno seco (para evitar posibles inundaciones).
  • Que esté situada debajo de pozos o manantiales (nunca arriba).
  • Que sea fácilmente accesible al camión cisterna. 

Cómo mantener un fosa séptica

Que una fosa séptica funcione no depende solo del modelo que sea o de una correcta instalación, también es importante llevar un buen mantenimiento de la misma. Para ello es recomendable:

  • No verter aguas pluviales en la fosa u otro tipo de deshechos. 
  • No verter aguas con productos químicos de limpieza, jabones o aguas grises. 
  • No verter productos no orgánicos como pañales, toallitas, tampones… Eso debe tirarse a la basura. 
  • Vaciar la fosa séptica y realizar una limpieza profesional todos los años. 

Conclusiones

El uso de una fosa séptica es mucho más habitual de lo que pensamos, sobre todo en zonas rurales y de campo, por eso es importante conocer su funcionamiento y los diferentes tipos que existe, sobre todo si estamos pensando en instalar una. Eso sí, ante la duda, siempre es recomendable ponerse en contacto con profesionales cualificados que puedan asesorarnos de la mejor manera posible. En todoagua estamos especializados en fosas sépticas y todo lo que eso conlleva. Ponte en contacto con nosotros para más información.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)

Otros Artículos

1 comentario en «¿Qué es una fosa séptica?»

Deja un comentario