Mi Carrito

Lodos, qué son, sus clases y qué se hace con ellos

Los lodos son productos que deben ser debidamente tratados para evitar la contaminación del medio ambiente. En este artículo vamos a tratar todo los referido a este producto, cuál es su tratamiento, además de los riesgos asociados de no afrontar su gestión de manera adecuada.

¿Qué es el lodo?

Podemos definir como lodo a la sustancia que se separa del agua y que concentra principalmente materia orgánica. Los lodos pueden provenir de la propia naturaleza, ya que esta forma lodos cuando agua rica en ellos se evapora, o bien, derivados de usos humanos o industriales, que requieren un tratamiento específico

Cómo se forman los lodos

La formación de lodo se da al saturar en el agua diferentes tipos de sustancias inorgánicas, que pueden ser desde partículas de tierra hasta cualquier tipo de soluto que podemos encontrar en ellas. Cuando este agua se extrae, ya sea por evaporación o por otro tipo de medios como el filtrado encontramos el lodo.

El lodo en el contexto del tratamiento de aguas residuales

Las aguas residuales suponen un problema importante para la gestión medioambiental de un país, y uno desarrollado como el nuestro, no es una excepción. Por tanto, el tratamiento de los lodos de las aguas residuales no se trata de una materia menor.

Lodos de depuración de aguas residuales 

Cuando hablamos de aguas residuales, hemos de referirnos también a los lodos que se producen, denominados como lodos de depuración. Está formado tanto por sustancias orgánicas, como inorgánicas, y a medida que el agua se va sometiendo a proceso de depuración, se van produciendo los lodos. En España, el volumen total de lodos es de 1.200.000 toneladas, lo que supone una problemática en cuanto a su tratamiento, ya que son muy contaminantes.

¿Cómo se tratan los lodos en las plantas de tratamiento de aguas residuales?

El 95 % de los lodos corresponde a agua, y la carga de contaminación siempre es elevada. Las aguas residuales cuentan con materias suspendidas con elementos como nitrógeno, potasio, fósforo y metales pesados, que requieren una adecuada gestión por parte de las estaciones depuradoras de aguas residuales.

Son las propias estaciones las que deben gestionar estos residuos, y todo se hace conforme a la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados. Para ello, se deben respetar los principios de política de recibos, teniendo la protección del medio ambiente y la salud, como los principales pilares a la hora de gestionarlo.

Los lodos pueden aprovecharse para obtener energía de ellos, y en todo caso, siempre deben quedar depositados en los vertederos, tal y como recoge el  Plan Nacional Integrado de Residuos.

Dónde se procesa el lodo

El tratamiento del lodo se realiza en las propias plantas de aguas residuales, teniendo tres fases: primaria, secundaria y terciaria. Se involucran tanto procesos físicos como químicos y biológicos.

En primer lugar, se retiran todos los elementos de mayor tamaño que llegan a la planta depuradora, aplicándose un proceso físico.

Posteriormente, y mediante procesos químicos y biológicos, se retiran las sustancias contaminantes y aquellas que sean peligrosas para la salud. Finalmente, son estabilizados y desinfectados antes de ser llevados a su destino final.

Diferencia entre el lodo y el barro

El barro es la mezcla de tierra y agua, por tanto, tiene un origen natural. Se entiende por lodo aquel proveniente de las actividades humanas, por tanto, requiere un tipo de tratamiento específico, ya que de no ser así, la contaminación del medio ambiente será un hecho.

Tipos de lodos

No existe un único tipo de lodo, ya que dependiendo de la fase del tratamiento en la que nos encontremos, va cambiando su denominación.

Lodos primarios

Es aquel que se produce durante el tratamiento primigenio de las aguas residuales. Este tratamiento tiene como objetivo retirar todo aquello que no se ha disuelto en las propias aguas residuales.

Lodos secundarios o biológicos

El lodo secundario es aquel, al cual se le retira todo el exceso de biomasa antes de seguir su tratamiento.

Lodos de coagulación/floculación

El siguiente paso sería encontrarnos con el lodo terciario, que es aquel que sufre tratamiento posterior con el cual se añaden agentes clarificantes o floculantes.

Lodos de digestión anaeróbica

Es un tipo de fango que sufre un proceso de espesado para aumentar su concentración, pero a la vez, reducir los volúmenes de reactor.

Lodos de tratamiento avanzado

Son los que han pasado por el proceso completo de digestión aeróbica y se caracterizan por tener un color negro y olor a tierra. Cuentan con una materia orgánica que oscila entre el 45 y el 60 %.

Beneficios del tratamiento adecuado de los lodos

Podemos pensar que el tratamiento de los lodos es una manera de evitar la contaminación del entorno, y esto es una realidad. Cuando se realiza un proceso de depuración de lodos, estamos evitando que vuelvan a la naturaleza elementos tan peligrosos como los metales pesados o materias fecales que pueden degradar un paraje o contaminar aguas subterráneas.

La depuración de lodos permite aprovechar energía que se libera y producir biomasa que puede si una fuente de combustible natural.

Finalmente, las aguas residuales cargadas de lodos pueden volver a circular sin peligro de contaminar, lo que reduce tener que emplear nuevos recursos hídricos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Otros Artículos

Deja un comentario