Tipos de fosas sépticas

Las fosas sépticas son un tipo de sistema de saneamiento de aguas residuales que se suele instalar en las zonas o casas alejadas de un sistema de alcantarillado, como pueden ser las parcelas o viviendas ubicadas en pueblos pequeños o en zonas de campo. Pero, ¿existen diferentes tipos de fosas sépticas? ¿Cuál es la más apropiada para cada tipo de vivienda? Veámoslo en este artículo. 

¿Cuántos tipos de fosas sépticas existen?

Al igual que no hay dos viviendas iguales, tampoco hay un único tipo de fosas sépticas. En función de las necesidades de los propietarios de la finca o parcela, se pueden instalar fosas sépticas ya prefabricadas o construirlas desde cero. Además, pueden variar en tamaño, capacidad e incluso en el tipo de materiales de que estén hechas. Ya hemos visto en un artículo anterior qué es una fosa séptica, así que en este vamos a analizar los principales tipos. 

Fosas sépticas según el material de construcción

En función del material que se haya utilizado para su construcción, éstas pueden ser:

Fosas sépticas de hormigón

El hormigón ha sido uno de los materiales más usados hasta hace pocos años, donde se han encontrado técnicas más eficientes y sencillas. Estas antiguas construcciones se hacían cavando en la tierra la profundidad necesaria para la fosa séptica y después revistiendo todo de hormigón para evitar fugas. Este tipo de pozos suelen tener una forma cilíndrica. 

Fosas sépticas de ladrillo

Al igual que las fosas de hormigón, también era muy común utilizar el ladrillo para fabricarlas. La técnica era muy similar, cavar en la tierra la profundidad requerida y, después revestir las paredes de ladrillo, mayormente en forma cuadrada, asegurándose siempre de que quedase bien sellado. Hoy en día es una técnica que casi no se utiliza gracias a los avances en otros materiales.

Fosas sépticas de acero

Otro de los tipos de pozos sépticos que van quedando en desuso son los de acero inoxidable. Estos son menos resistentes que los que existen en la actualidad, requieren mayor mantenimiento y tienen una vida útil mucho más corta (unos 25 años). 

Fosas sépticas de fibra de vidrio

Las fosas sépticas fabricadas en fibra de vidrio son cada vez más habituales (sobre todo si las comparamos con las anteriormente vistas). Este material las hace menos pesadas y, por lo tanto, más fáciles de transportar, por lo que resulta sencillo instalarlas en casas rurales situadas en zonas apartadas.

Fosas sépticas de polietileno

El polietileno es un material altamente resistente y duradero, lo que hace que las fosas sépticas prefabricadas con él resistan a impactos y sean perfectas para zonas con corrimientos de tierra, superficies o incluso áreas con peligro de desprendimientos.

Fosas sépticas según cómo tratan las aguas residuales

Otra de las cosas en la que debemos fijarnos a la hora de comprar una fosa séptica para nuestra casa es el proceso que lleva a cabo para el tratamiento de las aguas negras, ya que puede variar ligeramente de una a otra. 

Fosas sépticas de oxidación total

Se llaman fosas sépticas de oxidación total a aquellas que son capaces de depurar el 90% de las aguas residuales que recogen. Realmente ninguna fosa séptica tiene la capacidad de depurar el 100%, pero esta es la que más se le acerca. Gracias a un sistema de recirculación de fangos su tratamiento es mucho más eficiente. 

Fosas sépticas de acumulación

Como su nombre bien indica, lo que hace este tipo de fosas es acumular los residuos, pero no llega a hacer un tratamiento como tal de los mismos. Sí que cuenta con una zona de sedimentación primaria que reduce la cantidad de residuos hasta un 35%. Pero debes saber que, si instalas una fosa de este tipo, deberá pasar periódicamente una empresa especializada en el vaciado y limpieza de la fosa, cumpliendo siempre con la normativa para fosas sépticas

Fosas sépticas de filtro biológico

Al igual que las fosas sépticas de acumulación, este tipo también requiere de una empresa especializada en limpieza de fosas sépticas que pase periódicamente a realizar el vaciado de la misma. No obstante, el sistema de filtros biológico consigue reducir las aguas residuales almacenadas en más de un 80%, lo que facilita mucho la posterior tarea del tratamiento de esas aguas. Si quieres saber qué es un filtro biológico, te lo contamos en nuestro blog.  

Fosas sépticas según el número de compartimentos

Seguro que has visto alguna vez una fosa séptica de las de toda la vida, esa en la que todo va a parar al mismo lugar. Pues bien, las técnicas y métodos de tratamiento de aguas residuales han conseguido separar las aguas en diferentes compartimentos. Así que, además de existir las fosas sépticas de un solo compartimento, desde hace años las podemos encontrar de dos compartimentos en el mercado. 

Fosas sépticas de un compartimento

Estas fosas, como comentábamos, solo disponen de un compartimento, pero, para conseguir mayor eficiencia en el tratamiento de las aguas residuales y evitar escapes de sólidos se instalan unos filtros en la zona de salida que hacen las veces de ese “segundo compartimento”. 

Fosas sépticas de dos compartimentos

Las fosas sépticas que cuentan con dos compartimentos, tienen un funcionamiento sencillo. El agua clarificada dentro del primero pasa al segundo a través de un agujero situado entre las capas de flotantes y de lodos. Cuando llegan al segundo compartimento se vuelven a separar las materias flotantes y los sedimentos una segunda vez para disponer de un agua mejor tratada y más limpia. 

Como ves, hay más tipos de fosas sépticas de lo que te puedas imaginar, y siempre es recomendable conocer sus diferencias antes de decantarte por una u otra, ya que el posterior tratamiento y mantenimiento pueden variar. Ahora ya cuentas con toda la información que necesitas, pero no olvides que, si tienes cualquier duda, puedes contactar con nosotros para un asesoramiento personalizado.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 13 Promedio: 4.5)

Otros Artículos

Deja un comentario